18 Nov

El anillo de Giges

Loading...
Muchas historias en la antigüedad son fantasías o leyendas que en muchos casos se les fue agregando más ficción de lo que podían aguantar para ser creíbles. Uno de esos casos es el relacionado al no menos fantástico anillo de rey de lidia Giges. La leyenda trata de explicar el rápido avance de un personaje que era un don nadie y que de buenas a primeras llega a ser rey. Este Giges de Lidia, si realmente existió y su reinado fue desde el 680 a. C. hasta el 644 a. C.
Cuenta la leyenda, la cual es de la autoría del celebre filosofo ateniense Platón, que el tal Giges era un pastor que tras una tormenta y un terremoto encontró, en el fondo de un abismo, un caballo de bronce con un cuerpo sin vida en su interior. Este cuerpo tenía un anillo de oro y el pastor decidió quedarse con él. Lo que no sabía Giges es que era un anillo mágico, que cuando le daba la vuelta, le volvía invisible. En cuanto hubo comprobado estas propiedades del anillo, Giges lo usó para seducir a la reina y, con ayuda del ella, matar al rey, para apoderarse de su reino.
 
Glaucón (hermano de Platón) hace referencia a esta leyenda para ejemplificar su teoría de que todas las personas por naturaleza son injustas. Sólo son justas por miedo al castigo de la ley o por obtener algún beneficio por ese buen comportamiento. Si fuéramos “invisibles ” a la ley como Giges con el anillo, seríamos injustos por nuestra naturaleza.
 
Este mito ha tenido gran influencia en la filosofía, ya que da a entender que el ser humano hace el bien hasta que puede hacer el mal cuando «se hace invisible».
 
Según la serie que se trasmite por History Channel llamada Alienígenas en la antigüedad, esta historia es un claro ejemplo de que Giges lo que encontró fue un cuerpo alienígena con tal anillo. Y que el mencionado anillo no es más que un dispositivo de tecnología extraterrestre que le permitió utilizar su poder para llegar al puesto más alto que existía en su tiempo de ser rey sin haber tenido antes ningún merito para obtenerlo.
Comparte esto:
Share
Lee esto también  El Increible poder de Daniel Dunglas Home

Comentários no Facebook