25 Jul

El fantasma del violador

Loading...
Cuenta una leyenda procedente de Tokio , Japón,  que una vez existió un desgraciado hombre que gozaba con violar y martirizar mujeres indefensas que encontraba en la oscuridad de la noche. Todo comenzó cuando Yukitama Taraito Otsu, de 9 años de edad fue violado en el reformatorio de menores por 3 chicos mayores que el. Su ano fue muy herido lo que provocó que Yukitama durara 3 meses en rehabilitación.
Posteriormente a eso todos los chicos del reformatorio se burlaban de el por haber sido violado. Unos años mas tarde cuando este tenia 17 años de edad y estaba enamorado de una hermosa joven, algunos de sus ex compañeros se burlaron de este en frente de la chica a la cual estaba enamorado, y decían que este había sido violado. La joven al oír esto se mofó de Yukitama, se burló y rió bastante de la desgracia del pobre chico. Desde ese momento nació el monstruo que nunca había podido olvidar ese acto que marcó su ninez y juró vengarse de la afrenta que esa joven le habia hecho pasar esa noche.
Dos años después del hecho, Yukitama había llevado su vida a un estado de soledad y alejamiento. Estaba lleno de odio y de frustración ante la sociedad. Una noche caminando por las calles de su barrio vio a la misma joven que se había burlado de el, y un instinto de odio infernal se apoderó de su ser y la agarro violentamente llevándola a un callejón solitario en donde la violó hasta desgarrarle su ano. Posteriormente la asesinó.
Luego de esto comenzó a violar a mujeres y niños sin piedad. Había nacido un monstruo que siempre las violaciones las hacia presentando el mismo patrón, ano desgarrado. Una noche Yukitama planificoo vengarse de los 3 chicos que lo violaron de niño. A cada uno le hizo lo mismo y los descuartizaba sin piedad.
Una noche sin embargo vio a una prostituta y quiso tener relaciones consensuadas a lo que la mujer accedió, pero algo extraño le sucedió en esa ocación a Yukitama, tuvo una eyaculación precoz y la prostituta enfadada le exigió de todas maneras su pago, a lo que el no accedió y se marchó. La prostituta juró vengarse y dijo que esto le seguiría pasando.
Una noche la misma prostituta de nuevo vio a Yukitama quien olvidando lo que había hecho con ella, requirió sus servicios y de nuevo tuvo una eyaculación precoz molestando a la prostituta que sabiendo que sufría de esta debilidad ya venia armada con un cuchillo y con este en mano cercenó el miembro viril de Yukitama, dejandolo al infeliz violador tendido en el suelo inconsiente hasta desangrarse y morir.
Con los meses varias prostitutas de la zona comenzaron a ver la silueta de un hombre que las atormentaba cuando estaban solas y la misma que lo mató una noche al ver el fantasma de Yukitama, salió despavorida siendo atropellada por un coche que la mató en el acto.
Comparte esto:
Share
Lee esto también  La leyenda de los leones de Tsavo

Comentários no Facebook