5 Sep

El Hombre que salvó al mundo

Stanislav PetrovSegún informa el Daily Mail, poco después de la medianoche del 26 de Septiembre de 1983 –un año particularmente peligroso en las relaciones entre la URSS y EE UU-, el coronel Stanislav Petrov, que hacia guardia en la central nuclear de Serbukov-15, situada al este de Moscú, observó un mensaje en los monitores del centro de control cuyas consecuencias podrían haber sido nefastas.

Un satélite Cosmos estaba siguiendo la pista a un misil balístico intercontinental norteamericano, del tipo Minuteman, con rumbo hacia la antigua Unión Soviética. Los datos de la pantalla informaban que el proyectil alcanzaría su objetivo en 40 minutos. Petrov, que apenas contaba con quince minutos para evaluar la situación, optó por no seguir el procedimiento habitual, esto es informar al entonces presidente Yuri Andropov. Y no lo hizo porque sospechó que se trataba de una anomalía informática.

Después de consultar con su superior inmediato, decidió esperar la fatídica cuenta atrás. Entre tanto, el comandante de Serbukov-15 informó de la situación al ministro de Defensa quien, a su vez, convino en no informar al Politburo temiendo una decisión de consecuencias catastróficas.

En efecto, transcurridos 45 minutos no se produjo ninguna explosión sobre territorio soviético. El hombre que salvo al mundo de un más que probable desastre nuclear fue asignado a puestos de responsabilidad menor y se retiró voluntariamente a los pocos meses, con el mismo grado. Entonces se radicó en la pequeña ciudad de Fryazino, donde vivía de su muy magra jubilación como un absoluto desconocido, junto a su esposa Raisa y sus hijos Dimitri y Yelena.

Lee esto también  La Caja de Jesus, prueba de su existencia

Stanislav PetrovPor si su desgracia fuera poca, Raisa murió al poco tiempo, vencida por una larga y penosa enfermedad. Nunca se consideró a sí mismo un héroe, sino un hombre que cumplió con su deber, pese a lo cual, el 21 de mayo de 2004, una institución de San Francisco, EE.UU., la Asociación de Ciudadanos del Mundo, le concedió su Premio Anual, más una módica contribución de mil dólares. No parece un gran premio para un hombre que evitó la catástrofe definitiva, aunque, por otra parte ¿qué premio sería el adecuado? El Senado de Australia también votó una resolución de reconocimiento unas pocas semanas después. Tampoco parece gran cosa.

Por problemas cardiovasculares, Petrov, el hombre que nos salvó a todos, estuvo un tiempo con problemas para caminar normalmente, y no tenía dinero suficiente como para pagarse un buen tratamiento que le permita caminar con normalidad.

Loading...
Comparte esto:
Share

Comentários no Facebook