16 Jun

La historia del niño Gacela

niño gacelaLos niños mono”, “niños lobo”, “niños gacelas”, e incluso “niños avestruces,” todos ellos son parte de la tradición de los niños salvajes. Estos son niños que han crecido con minimo contacto humano, por lo que no son conscientes de la conducta humana social o del lenguaje.

Algunos se cree que han sido criados del todo por los animales, algunos de los informes, se defendió por sí mismos en la naturaleza, y otros son víctimas de abuso, al haber crecido en el aislamiento forzado de las jaulas o los sótanos.

Un niño salvaje es un niño humano que ha vivido aislado del contacto humano desde una edad muy joven, y no tiene experiencia (o poco) de la atención humana, la conducta amorosa o social, y, sobre todo, de el lenguaje humano.

Suscribete a nuestro Canal de Youtube

Algunos niños salvajes han sido confinados por las personas (por lo general a sus propios padres), en algunos casos este abandono de los niños se debió al rechazo de los padres de un grave deterioro intelectual o física de un niño. Los niños salvajes pueden haber experimentado abuso infantil o trauma severos antes de ser abandonados o se escapen. Otros están acusados ​​de haber sido criado por los animales, y algunos se dice que vivían en estado salvaje por su propia cuenta. Más de un centenar de casos de niños salvajes supuestamente se conocen.

Uno de los casos mas impactante lo fue el que diera cuenta Jean-Claude Auger, un antropólogo del País Vasco, estaba viajando sola a través del Sahara español (Río de Oro) en 1960, cuando se reunió con algunos nómadas Nemadi, que le hablaron de un niño salvaje el cual estaba a un dia de viaje de distancia. Al día siguiente, siguió las instrucciones de los nómadas. En el horizonte, vio a un niño desnudo “al galope en los límites entre un desfile gigantesco largo de gacelas blancas”. El muchacho caminó en cuatro patas, pero a veces asume una forma de caminar en posición vertical, lo que sugiere a Barrena que fue abandonado o perdido en unos siete u ocho meses, después de haber aprendido a sobrevivir.

Lee esto también  La ciudad acuatica de Cuba

Habitualmente le temblaban los músculos, el cuero cabelludo, la nariz y las orejas, al igual que el resto de la manada, en respuesta a la más leve ruido. Comía raíces del desierto con sus dientes, su nariz como las gacelas. Parecía ser herbívoro, aparte de comerce ocasionalmente un gusano cuando tenia la oportunidad de comerselo.

Sus dientes eran los bordes del nivel como los de un animal herbívoro. En 1966, un intento fallido se hizo para coger al niño en una red suspendida de un helicóptero, a diferencia de la mayoría de los niños salvajes de los cuales tenemos registros, el niño gacela nunca fue retirado de sus compañeros salvajes. Y nunca se supo hasta que edad vivio.

Loading...
Comparte esto:
Share

Comentários no Facebook