6 Dic

Tecnica para destruir Huracanes

Cada años varios paises de la cuenca del caribe son azotados por las implacable y furiosa fuerza destructiva de los huracanes, dejando detras siempre una estela de muerte y daños materiales enorme. Algunas veces uno se pregunta si se podra algun dia con la tecnologia evitar o al menos frenar el avance de estos fenomenos naturales y que no causen tantas muertes ni tantos daños.

Pues asi parece, investigadores de la Universidad de Ohio lo creen, y están tan confiados de su invención que hasta han presentado una patente, con diagrama incluido. La idea es tan simple como mortífera: Dos jets supersónicos deben introducirse en el ojo de la tormenta y volar en dirección contraria a su eje de rotación, entrando por un lado y saliendo por el otro. Se debe repetir el proceso hasta que el huracán se mitigue o elimine por completo, o hasta que los pilotos mueran miserablemente en el intento.
La idea de los investigadores de la Universidad de Ohio no implica viajes temporales, pero el principio es parecido y… algo de sentido tiene. Creen que si dos aviones supersónicos se introducen por el lado contrario al eje de rotación del huracán, saliendo por el otro extremo, tomándose turnos y repitiendo el proceso cuantas veces haga falta, es posible que se genere un estruendo supersónico que mitigue o elimine por completo la fuerza del fenómeno.
El Profesor Arkadii Leonov, uno de los responsables de la investigación, asegura que “dos cazas F-4 volando aproximadamente a Mach 1.5 (unos 510 metros por segundo) son suficiente (en teoría) para reprimir, mitigar y/o destruir el típico huracán o tifón” Como es lógico, no es tan simple. Los aviones, para comenzar, deben introducirse al ojo del huracán por el lado contrario al eje de rotación, saliendo por el otro, de manera que su giro contrarreste el del huracán al incrementar la presión del aire en el centro de la tormenta. Sucede que allí los huracanes tienen su sustento, una columna llamada depresión tropical que estabiliza la rotación del aire. Si esa depresión se anula, el huracán se convertiría en “solo aire”.

Lee esto también  De que esta hecho el Espacio

En las décadas de 1960 y 1970, el gobierno de Estados Unidos intentó debilitar huracanes con su Proyecto Stormfury por medio del sembrado de tormentas seleccionadas con yoduro de plata. Se pensaba que el sembrado causaría que el agua superenfriada en las bandas de lluvia exteriores se congelasen, causando el colapso de la pared interior del ojo y, así, reducir los vientos. Los vientos del Huracán Debbie redujeron su fuerza un 30 por ciento, pero recuperaron su fuerza después de los dos intentos. En un episodio anterior, el desastre golpeó cuando un huracán, al este de Jacksonville, Florida, fue sembrado, cambiando repentinamente su curso y golpeando en Savannah, Georgia.

Dado que había mucha incertidumbre sobre el comportamiento de estas tormentas, el gobierno federal no aprobaría las operaciones de siembra a menos que los huracanes tuvieran menos del 10 por ciento de posibilidades de hacer entrada en tierra en 48 horas. El proyecto fue cancelado después de que se descubriera que los ciclos de reemplazo del ojo ocurrían de forma natural en los huracanes fuertes, provocando dudas sobre los resultados de los experimentos anteriores. Hoy en día, se sabe que el yoduro de plata no tiene efecto porque la cantidad de agua fría en las bandas de lluvia de un ciclón tropical es demasiado baja.

A lo largo del tiempo se han sugerido otras aproximaciones, como enfriar el agua bajo un ciclón tropical remolcando icebergs a los océanos tropicales; tirando grandes cantidades de hielo en el ojo en las fases más tempranas, así el calor latente es absorbido por el hielo en la entrada (base del perímetro de la célula tormentosa) en vez de convertirse en energía cinética a grandes alturas; cubrir el océano con una sustancia que inhiba la evaporación; o golpeando el ciclón con armas nucleares (en esta última no se llevó a cabo porque la radiación sería esparcida rápidamente por el globo). Todas estas aproximaciones sufrieron el mismo problema: los ciclones tropicales son demasiado grandes para que cualquiera de ellas sea práctica.

Lee esto también  La impactante foto de los restos de Vladimir Komarov, el cosmonauta que cayó del espacio en 1967

En 1976 un meteorólogo estadounidense propuso la idea de quemar grandes cantidades de petróleo en el mar para producir un carbón negro que sería liberado en la capa fronteriza del huracán. Así se absorbería el calor solar y el del mar enviándolo a la atmósfera, sólo así se reduciría la intensidad del ojo. Nunca se llevó a la práctica.

Sin embargo, se ha sugerido que se puede cambiar el curso de una tormenta durante las primeras fases de su formación, tales como usando satélites para alterar las condiciones medioambientales, o, siendo más realistas, esparciendo una capa degradable de aceite sobre el océano que evitaría que el vapor de agua alimentase a la tormenta.

Loading...
Realmente debemos parar un huracán? Es cierto que se podríamos salvar vidas y propiedades, pero los huracanas existen por una razón y las corrientes de aire tienen que ir hacia algún lado. La naturaleza es impredecible y si hay que creerle al Efecto Mariposa, que asegura que “el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York”, piensa lo que “el aleteo de las alas de dos cazas F-4 en Hawái puede desatar en Nueva Zelanda.”
Fuente: Neoteo
Comparte esto:
Share

Comentários no Facebook