23 Dic

La Leyenda del Santo Grial

Uno de los objetos biblicos mas preciados y mas buscados a traves de la historia lo es el Santo Grial, que fue la copa usado por Jesús en la Última Cena, del cual se dice que posee poderes milagrosos. Estos poderes estan relacionados a que pueden curar personas y rejuvenecerlas.

Loading...
La leyenda comienza cuando a Jose de Arimatea quien supuestamente recibió y se hizo depositario de este símbolo sagrado, recogió en él la sangre de Cristo crucificado. El cáliz después pasó a Inglaterra, donde fue heredándose de generación en generación por los descendientes de José. El Grial poseía muchas propiedades milagrosas, tales como proporcionar alimento a los que estaban libres de pecado, cegar a los impuros de corazón o dejar mudo al irreverente que llegaba a su presencia.
Siempre según la leyenda, José de Arimatea fue uno de los trece discípulos que San Felipe envió a Inglaterra. Establecido con su familia en Glastonbury, o en Avalon según otras fuentes, fundó la primera iglesia consagrada a la Virgen donde depositó el Grial para atender a las necesidades de la Eucaristía.
Una tradición aragonesa cuenta que el grial fue guardado y utilizado por los apóstoles en Jerusalén. De allí habría pasado a Antioquía, llevado por san Pedro. Posteriormente se habría trasladado a Roma, donde fue usado por 23 papas hasta el pontificado del griego san Sixto II. Este papa (que ejerció el papado durante un año, desde 257 a 258), asustado por la persecución romana, lo envió a Huesca (España) custodiado por el joven diácono Lorenzo para que fuera escondido en las lejanas montañas de Aragón. En el año 1424 el Cáliz habría sido trasladado al Palacio Real de Valencia por orden de Alfonso el Magnánimo, que agradecía así su ayuda al reino de Valencia en sus luchas mediterráneas.
La leyenda del Santo Grial surgió de los Templarios, una orden que al principio estaba formada por personas que tenían una gran avidez de conocimientos, pero que luego fue invadida por gente muy fanática que representaba algo que no existía.
Esta gente armó, como si fuera una realidad, toda una fantasía sobre la copa de la que bebió Jesús en la última cena y finalmente terminaron creyéndola.
Y ésta es toda la simple historia del Santo Grial, una leyenda que no tiene ni siquiera una brizna de autenticidad.
Lee esto también  El Arca de la Alianza
Comparte esto:
Share

Comentários no Facebook