Subscribe For Free Updates!

We'll not spam mate! We promise.

miércoles, diciembre 03, 2008

El Asombroso relato del Almirante Richard E. Byrd

Uno de los relatos menos conocidos y al mismo tiempo mas fantastico que hemos podido conocer lo es sin dudas el que realizara el Almirante Richard Evelyn Byrd quien fuera protagonista principal de viajes aéreo y terrestre de la Antártida desde 1928. Sus conquistas polares no están exentas de polémicas.

Pero, sin duda alguna, la aventura más emocionante que realizó Richard Byrd fue en el vuelo Ártico del 19 de febrero del año 1947 en el cual contaba que tanto la brújula magnética como la aguja giroscópica comenzaron a girar y a oscilar, no les fue posible mantener su ruta con los instrumentos. Señalaron la dirección con la brújula solar, todo parecia aún en orden. Los controles parecian lentos en la respuesta y en el funcionamiento, pero no habia indicación de congelamiento.
Transcurrido 29 minutos de vuelo desde el primer avistamiento de los montes, no se trata de una alucinación, decia Byrd, -Es una pequeña cadena de montañas que nunca habíamos visto antes! Además de las montañas hay algo que parece ser un valle con un pequeño río o riachuelo que discurre hacía la parte central. ¡No debería haber ningún valle verde aquí abajo!. ¡Hay algo decididamente extraño y anormal aquí! ¡Deberíamos sobrevolar sólo hielo y nieve!. A la izquierda hay grandes bosques en las laderas de los montes. Nuestros instrumentos de navegación todavía giran como enloquecidos!
Sigue el relato de Byrd:
-El paisaje circundante parece nivelado y normal. Delante de nosotros avistamos aquello que parece ser ¡¡¡una ciudad!!!. ¡Es imposible!. El avión parece ligero y extrañamente flotante. ¡Los controles se niegan a responder!. ¡Dios mío!. A nuestra derecha y a nuestra izquierda hay aparatos de extraño tipo. Se aproximan y algo irradia de ellos. Ahora están bastante cerca para ver sus insignias. Es un símbolo extraño. ¿Dónde estamos?. ¿Qué ha sucedido?. Otra vez tiro decididamente de los mandos. ¡¡¡No responden!!!. Estamos atrapados firmemente por una especie de invisible cepo de acero.
-Nuestra radio grazna y llega una voz que habla en ingles con acento que parece decididamente nórdico o alemán!. El mensaje es: "Bienvenido a nuestro territorio, almirante. Os haremos aterrizar exactamente dentro de siete minutos. Relajaros, Almirante, estáis en buenas manos"
Me doy cuenta de que los motores de nuestro avión están apagados. El aparato está bajo un extraño control y ahora vira sólo.

Recibimos otro mensaje radio. Estamos iniciando la maniobra de aterrizaje y en breve el avión vibra ligeramente comenzando a descender como sostenido por un enorme, invisible, ascensor.
Algunos hombres se están aproximando, a pie, al avión. Son altos y tienen el pelo rubio. A lo lejos hay una gran ciudad destellante, vibrante con los colores del arco iris. No sé lo que sucederá ahora, pero no veo trazas de armas sobre los que se aproximan. Ahora oigo una voz que me ordena, llamándome por mi nombre, de abrir la puerta. Ejecuto.
De este punto en adelante escribo los acontecimientos que siguen, volviéndolos a llamar a la memoria. Esto asienta la imaginación y parecería una locura si no hubiese acaecido verdaderamente. El técnico y yo fuimos sacados del avión y acogidos cordialmente. Luego fuimos embarcados sobre un pequeño medio de transporte semejante a una plataforma pero sin ruedas. Nos condujo hacia la ciudad destellante con extrema celeridad. Mientras nos aproximábamos, la ciudad parecía hecha de cristal. Alcanzamos en poco tiempo un gran edificio, de un estilo que nunca, antes, había visto. Nos ofrecieron un tipo de bebida caliente de algo que nunca había saboreado. Era deliciosa. Después de unos 10 minutos, dos de nuestros sorprendentes anfitriones vinieron a nuestro alojamiento, invitándome a seguirlos.
No tenía otra elección que obedecer. Deje a mi técnico-radio y caminamos un poco hasta entrar en aquello que parecía ser un ascensor. Descendimos durante unos instantes, el ascensor se paró y la puerta se deslizó hacia arriba silenciosamente. Proseguimos luego por un largo corredor iluminado por una luz rosa que parecía emanar de las mismas paredes. Uno de los seres hizo señal de pararnos ante una gran puerta. Encima de ésta había una inscripción que yo no estaba en grado de leer.
La gran puerta se deslizó sin ruido y fui invitado a entrar.
-Entré y mis ojos se adecuaron lentamente a la maravillosa coloración que parecía llenar completamente la estancia. Entonces comencé a ver aquello que me rodeaba. Lo que se mostró a mis ojos era la vista más sorprendente de toda mi vida.
En efecto, era demasiado magnífica para poder ser descripta. Era deliciosa. No creo que existan términos humanos capaces de describirla, en cada detalle, con justicia.

Mis pensamientos fueron interrumpidos dulcemente por una voz cálida y melodiosa:
-"Le doy la bienvenida a nuestro territorio, Almirante".
Vi un hombre de facciones delicadas y con las señales de la edad sobre su rostro. Estaba sentado en una mesa grande. Me invitó a sentarme en una de las sillas. Después de sentarme, unió la punta de sus dedos y sonrió. Habló de nuevo dulcemente y dijo cuanto sigue: "Lo hemos dejado entrar aquí porque usted es de carácter noble y bien conocido en el mundo de superficie, Almirante".
Mundo de superficie! ¡Casi quedé sin aliento!.

"Si -recalcó el Maestro con una sonrisa-, usted se encuentra en el territorio de los Arianos, el Mundo sumergido de la Tierra. No retardaremos mucho su misión y seréis acompañados de vuelta sobre la superficie y además sin peligro. Pero ahora, Almirante, le diré el motivo de su convocación aquí. Nuestro interés comenzó exactamente inmediatamente después de la explosión de la primera bomba atómica por parte de vuestra raza sobre Hiroshima y Nagashaki, en Japón. Fue en aquel momento inquietante cuando expedimos sobre vuestro mundo de superficie nuestros medios voladores: los Flugelrads , para investigar sobre aquello que vuestra raza había hecho. Ésta es, obviamente, historia pasada, Almirante, pero permítame seguir.
Vea, nosotros nunca, antes de ahora, habíamos interferido en las guerras y en la barbarie de vuestra raza, pero ahora debemos hacerlo en cuanto vosotros habéis aprendido a manipular un tipo de energía, la atómica, que no es, de hecho, para el hombre.
Nuestros emisarios ya han entregado mensajes a las potencias de vuestro mundo y sin embargo estas no los atienden. Ahora usted ha sido elegido para ser testigo de que nuestro mundo existe. Vea, nuestra cultura y nuestra ciencia están miles de años por delante de las vuestras, Almirante". Lo interrumpí: "¿Pero todo esto que tiene que ver conmigo, Señor?". Los ojos del Maestro parecían penetrar de forma profunda en mi mente y después de haberme estudiado un momento, contestó: "Vuestra raza ha alcanzado el punto de no retorno, porque hay algunos, entre vosotros, que destruirían todo vuestro mundo antes que renunciar al poder, así como lo conocen.
Asentí y el Maestro continuó: "Desde 1945 en adelante, hemos intentado entrar en contacto con vuestra raza pero nuestros esfuerzos han sido acogidos con hostilidad: se hizo fuego contra nuestros Flugelrads . Si, hasta fueron seguidos con maldad y animosidad por vuestros aviones de combate. Así ahora, hijo mío, le digo que hay una gran tempestad en el horizonte, para vuestro mundo, una furia negra que no se extinguirá durante varios años. No habrá defensa con vuestras armas, no habrá seguridad en vuestra ciencia. Asolará hasta que cada flor de vuestra cultura haya sido pisoteada y todas las cosas humanas sean dispersadas en el caos. La reciente guerra ha sido solamente un preludio a cuanto todavía debe advenir a vuestra raza. Nosotros, aquí, podemos verlo más claramente a cada hora... ¿Cree que me equivoco?
"¡Si, hijo mío -replicó el Maestro-, los años oscuros que llegarán ahora para vuestra raza, cubrirán la Tierra con un paño mortuorio, pero creo que alguno, entre vosotros, sobrevivirá a la tempestad, más que esto no sé!. Nosotros vemos en un futuro lejano emerger de nuevo, de las ruinas de vuestra raza, un mundo nuevo en busca de sus legendarios tesoros perdidos y estos estarán aquí, hijo mío, al seguro en nuestro poder. Cuando llegará el momento apareceremos para ayudar a vivir vuestra cultura y vuestra raza. Quizás para entonces habréis aprendido la futilidad de la guerra y de su lucha... y después de aquel momento una parte de vuestra cultura y ciencia os serán restituidas para que vuestra raza pueda recomenzar. Usted, hijo mío, debe volver al Mundo de Superficie con este mensaje.
Con estas palabras decisivas, nuestro encuentro parecía llegar a término. Por un momento me pareció vivir un sueño... y, sin embargo sabía que aquella era la realidad y por alguna extraña razón me incline levemente, no sé si por respeto o humildad. De improviso me di cuenta de que los dos fantásticos anfitriones, que me habían conducido aquí, estaban de nuevo a mi lado. "Por aquí, Almirante", me indicó uno de Ellos.
Fuente: Grupo Elron

Porfavor Regalanos 1 Minuto Compartiendo Este Post!
SOCIALIZE IT →
FOLLOW US →
SHARE IT →
Powered By: Tutoblogs.Com

6 comentarios:

  1. Juan José Quevedo7:02 p. m.

    Me encantan estos tipos de artículos! Sigue escribiendo sobre temas parecidos! Son muy interesantes y mantienen a uno leyendolos hasta el fin!

    ResponderEliminar
  2. Jordi Lafontaine12:24 p. m.

    Excelente historia! Al igual que el comentario anterior te pido que sigas publicando cosas asi!

    Muy bueno tu blog, a la verdad que te has ganado un lector que siempre entrara a tu blog!!!

    Felicidades, lo voy a recomendar!!!

    ResponderEliminar
  3. Christopher Teruman10:56 p. m.

    No dejas de sorprender con tus articulos...

    Gracias por toda esta interesante informacion...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:41 a. m.

    +Me gustaria leer en libro el diario del almirante richard byrd en formato original de libro y todos los historiadores y aventureros en la tierra hueca,por favor quisiera conseguir toda o casi toda la informacion que se tenga poco a poco para ir teniendo mis propias conclusiones finales para saber exactamente que esisten una civilizacion millones de años mas avanzados que nosotros y que nos estan vigilando.....

    de jose fernando exposito ruiz de barcelona

    e.mail. josep554@hotmail.com

    tel.93 359 77 91 o 634 83 43 52

    ResponderEliminar
  5. Que fuerte lo de este relato, me encantan este tipo de historias, te agradezco que la publicases ya que es la primera vez que la leo :)

    Continúa escribiendo posts así :D

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. bueno creo que ya te dijeron todo lo ke pienso con los comentarios de arriba, xke ami también me en cantan este tipo de historias y real mente espero ke esta sea real y ke exista un mundo tan impresionante como el ke relata el almirante y poderlo conocer algún día no muy lejano y por favor si tienes mas información verídica sobre el almirante rrichard compártela con migo te dejo mi mail vale gerr_cara@hotmail.com bueno gracias y un abrazo fuerte ok. haaaa y excelente trabajo

    ResponderEliminar

Por favor dejar su nombre y si quiere que le contestemos dejenos su email.