28 Sep

La telequinesis

Uno de los fenomenos, si asi se le puede llamar, que mas impacto tuvo a partir de principios de el siglo pasado y hasta muy entrado los anos 80’s lo fue la telequinesis que no es mas que una supuesta capacidad que posee la especie humana, que supone que es posible desplazar objetos sin que intervenga ningún medio físico conocido. Asimismo, se han propuesto otros usos a la telequinesis, tales como la levitación, la modificación de su estructura, entre otros.

Ciertos investigadores y físicos afirman que la capacidad del cuerpo humano para crear energía es diversa, tanto magnética, electrostática, electromagnética… Sin embargo afirman que a través de la telequinesis es capaz de mover hasta 300 kilos de peso. El funcionamiento es éste: la persona no genera un poder que mueva esa cantidad de materia, sino que es capaz de eliminar las fuerzas gravitatorias que actúan sobre esa materia. Así, 300 kilos no suponen nada. Se trata de energía humana que proviene de las capas profundas de la mente.

El caso más conocido es el del mentalista israelí Uri Geller, este es capaz de doblar cucharas, llaves y otros objetos metálicos con la mente, también se le atribuye la capacidad de arreglar relojes sin abrirlos o romper anillos sin contacto físico, solo con la yuda de su mente. Pero su poder no solo parece alcanzar objetos de metal, también ha conseguido aumentar la temperatura de un termómetro tan solo mirándolo o mover la aguja de una brújula concentrándose en ella. Nunca se pudo demostrar que usara algún truco de magia o prestidigitación y aunque muchos son los que ponen en duda su “poder” pues los estudios que sobre él se realizaron dieron desiguales resultados, eso si muchos de ellos positivos.

Loading...
Quizás uno de los casos más impresionantes es el de Nina Kulagina, bajo la atenta vigilancia de físicos, médicos y periodistas, Kulagina -con su cabeza llena de electrodos para controlar las ondas cerebrales- fue capaz de realizar increibles fenómenos de psicoquenesis tras unos minutos de concentración. Desde mover y levitar objetos introducidos en una campana de cristal, hasta hacer girar a gran velocidad la aguja de una brújula, provocar quemazón en el cuello de un voluntario o interrumpir los latidos de corazón de una rana. Sus aciertos ESP también fueron sorprendentes. Tras las agotadoras pruebas, a las que siempre se sometió sin oponerse lo más mínimo, su fatiga era bien palpable. Su corazón alcanzaba nada menos que 240 pulsaciones por minuto y llegaba a perder hasta dos kilos de peso por sesión, además de apreciarse cambios en el campo electrostático cercano a su cuerpo. Mantuvo sus facultades psi hasta su muerte, acaecida en abril de 1990. Sin la menor duda, Nina Kulagina ha sido la sensitiva más estudiada de todos los tiempos (por 40 científicos, entre ellos dos premios Nobel) y la que ha obtenido mejores resultados al verificarse científicamente sus poderes.
Comparte esto:
Share
Lee esto también  El peligro del mar

Comentários no Facebook