31 Ago

Estigmas

Cada año en epoca de Semana Santa siempre nos llegan noticas de personas que experimentan unas raras marcas que aparecen en el cuerpo, casi siempre devotas cristianas.

Estas heridas son similares a las heridas infligidas sobre Jesús durante su crucifixión según la iconografía cristiana tradicional; así, muchos estigmatizados suelen tener marcas en las palmas de las manos, y no en el antebrazo, punto donde se clavaban los clavos a los crucificados.

Las diversas confesiones cristianas consideran que pueden ser de origen sobrenatural, bien un don de Dios o una intervención diabólica, o causadas por el mismo sujeto que las porta, ya sea intencionalmente o por razones de origen psicosomático (la persona en cuestión es tan religiosa que su cuerpo espontáneamente desarrolla heridas parecidas a los estigmas, como reacción a sus procesos mentales).

La Iglesia Católica, cuando los considera auténticos y don divino, afirma que son participación de los sufrimientos divinos, y reconoce unos doscientos cincuenta casos de santos y beatos que han portado estigmas; estos pueden ser visibles o no, sangrientos o no, permanentes o no. Los estigmas invisibles, según la Iglesia Católica, pueden producir tanto dolor como los visibles.

A lo largo de la historia se han documentado muchos casos de personas que han padecido estigmas, las cuales muestran algunas de las mismas heridas de Jesús sin razón aparente. Aunque suele considerarse a San Francisco de Asís como el primer estigmatizado, en realidad el primer caso en la historia es el de la Beata María de Oignies, beguina

Loading...
Comparte esto:
Share
Lee esto también  Las Pirámides de Egipto, construidas por terrestres o extraterrestres?

Comentários no Facebook