12 Abr

Los Dropa

En el Tibet hace aproximadamente 12.000 años atrás existio, según ciertos escritores polémicos, una raza de extraterrestres de baja estatura que fueron descubiertas por un profesor de arqueología en la Universidad de Pekín, que con sus estudiantes estaban en una expedición para explorar una serie de cuevas en las inaccesibles montañas de Bayan Kara Ula, cerca del Tíbet. Las cuevas parecían haber sido artificialmente talladas en un sistema de túneles y despensas subterráneas.

Se dice que los exploradores encontraron muchas tumbas con esqueletos de 138 cm de largo enterrados dentro de ellas. Los esqueletos tenían cabezas anormalmente grandes y cuerpos pequeños, delgados y frágiles.

No había ningún epitafio en las tumbas, pero en cambio, unos cientos de discos de 30 cm de ancho de piedra (“Piedras de Dropa”) fueron encontrados con agujeros de 20 mm de ancho en sus centros. Sobre las paredes fueron tallados los cuadros del Sol naciente, la Luna, estrellas, la Tierra, montañas, y líneas de puntos que unen la tierra con el cielo. Con los discos, las pinturas rupestres datan de aproximadamente 12.000 años.

Cuando los discos fueron examinados por el doctor Tsum Um Nui, en Pekín alrededor de 1958, él concluyó que cada surco en realidad consistía en una serie de diminutos jeroglíficos de origen y diseño desconocidos. Las filas de jeroglíficos eran tan pequeñas que fue necesaria una lupa para verlos claramente. Muchos de los jeroglíficos habían sido desgastados por la erosión. Cuando el doctor Tsum descifró los símbolos, reveló la historia de un aterrizaje forzoso de la nave espacial Dropa y la matanza de la mayor parte de los sobrevivientes por habitantes del lugar.

Loading...
El Dr. Tsum supuestamente informó de su descubrimiento en 1962. Sin embargo, fue tomado en burla hasta tal punto que él mismo se exilió a Japón, donde luego moriría. La Academia de Pre-Historia de Pekín nunca le permitió publicar o hablar de su hallazgo otra vez.
“Tsum Um Nui” no es un nombre chino real, por lo que algunos críticos sugieren que ni siquiera haya existido. Otros aseguran que Tsum Um Nui es un nombre japonés adaptado al idioma chino. Además de sus teorías sobre los Dropa, no hay más evidencia de que haya existido.
Comparte esto:
Share
Lee esto también  La Bateria de Bagdad, electricidad en la antigua Babilonia

Comentários no Facebook