25 May

El ADN y los apellidos

ADN y los apellidos Tu apellido yace oculto en tus genes, como demuestra un reciente estudio que vincula el ADN y los apellidos.

Este sorprendente estudio sugiere que las pruebas forenses encontradas en la escena de un crimen podrían ser leídas en un laboratorio genético y revelar un dato tan sumamente preciso como en nombre del criminal. El profesor Bryan Sykes, de la Universidad de Oxford, comenzó esta investigación como “algo divertido”, pero en la actualidad está a punto de revolucionar, no sólo la ciencia forense, sino la genealogía. El profesor Sykes empleó muestras de 61 voluntarios que compartían su mismo apellido para establecer una relación entre este y algunos rasgos característicos del código genético. Ha encontrado resultados similares en otros tres nombres, pero piensa que el vínculo no podrá ser encontrado en nombres más comunes como Jones o Smith.

Iniciando una dinastía la investigación establece el primer vínculo directo entre los genes y la genealogía, mostrando que las sucesivas generaciones de una familia pueden heredar rasgos genéticos característicos. Esto implica que aquellos que comparten un apellido también comparten un único antepasado común. Esto contradice las creencias actuales de los genealogistas, que piensan que existen varios fundadores para cada nombre familiar. “Esto equipara a cada familia con los apellidos aristocráticos, en la capacidad de trazar el arbol genealógico hasta encontrar un fundador original” declaró el profesor Sykes. El apellido Sykes hace referencia a una clase determinada de linderos muy común en el paisaje de Yorkshire, sugiriendo que cierto número de personas podrían haberlo adoptado como nombre durante los siglos XIII y XIV, cuando lo apellidos heredados comenzaron a hacerse comunes.

Lee esto también  Qué es la Fuerza y tipos de fuerza

Historias de infidelidad son tradicionales en Inglaterra que los niños adquieran solamente el apellido paterno por lo que el profesor Sykes y su colega Catherine Irven buscaron la respuesta en el cromosoma Y, que los padres trasmiten a sus hijos pero no a sus hijas. Eligieron aleatoriamente 250 hombres con el apellido Sykes y les pidieron muestras de su ADN: 61 de ellos enviaron una muestra de saliva. La mitad del grupo compartía secciones únicas de ADN que no fueron encontradas en los sujetos del grupo de control, ni en Yorkshire ni en otras áreas del Reino Unido. La otra mitad no tenía el ADN característico de los Sykes, sugiriendo la existencia de alguna infidelidad en el seno de la dinastía Sykes. Sin embargo, las estimaciones del grado de infidelidad en la familia durante los 700 de historia de este apellido británico han resultado ser muy bajas. Si solo un 1.3% de los Sykes de cada generación hubieran sido engendrados por otro padre, entonces la acumulación de genes “extraños” habría tenido como resultado que ese rasgo característico de los Sykes no hubiera sido detectable. Por tal razón vemos lo util que será el empleo del ADN en los apellidos.

Loading...
Comparte esto:
Share

Comentários no Facebook